Tratamientos contra la Legionela - Fumisur

Control de legionela

En Fumisur aplicamos efectivos tratamientos contra la legionela, orientados a su prevención, detección y control.

Para ello se siguen siempre los criterios sanitarios recogidos en el Real Decreto 865/2003 de 4 de julio, y también en la legislación de la comunidad andaluza, Decreto 287/2002, al ser Andalucía el ámbito geográfico donde prevalecen nuestras actuaciones. Como guías de actualización, estudiamos periódicamente las publicadas por el Ministerio de Sanidad y Consumo del Gobierno de España.

Asimismo, contamos con un equipo de técnicos expertos en cómo eliminar legionela. En la tarea de aplicar nuestros tratamientos contra la legionela nos servimos de aplicadores certificados con sus correspondientes cursos homologados por el Ministerio de Sanidad español. De esta forma acreditamos estar habilitados legalmente para llevar a cabo cualquier labor al respecto, incluyendo protocolos de prevención físicos o químicos.

La legionella, un riesgo para la salud

La legionela (legionella pneumophila) es una bacteria ambiental que puede ser causante de enfermedades mortales como la neumonía o la legionelosis.

Un brote de legionela puede originarse por culpa de una infección contraída a través del uso común de aparatos que requieren de circuitos de agua para su normal funcionamiento, como pueden ser los aires acondicionados por ejemplo.

Si la legionela es incubada, ésta tardará en mostrar los primeros síntomas en su portador entre dos y diez días. Entre los síntomas que puede causar esta enfermedad están los dolores corporales o las fiebres altas. Al ser unos síntomas muy comunes, pueden ser confundidos con los de otras enfermedades.


Leer más

Si bien, pese al gran peligro que suscita el contagio de legionela, existen tratamientos médicos para tratar este virus, aunque el mejor sigue siendo su prevención.

Desde nuestra experiencia en tratamientos contra la legionela, recomendamos realizar tareas periódicas de control. Esta prevención se efectuará, prioritariamente, en utensilios y herramientas de uso común dedicadas a la limpieza y desinfección, como pueden ser fregonas, escobas o cubos. También en los filtros de máquinas y herramientas de refrigeración (conductos de aires o máquinas de aires acondicionados).

No todo técnico está cualificado para realizar estas actividades, que, al fin al cabo, se convierten en fundamentales para eliminar la legionella.

Motivos de contagio

Cualquier edificio con instalaciones de agua se convierte en un foco de riesgo. Prueba de ello es que casi todas las noticias que se publican relacionadas con el tema son hechos desembocados en sistemas de refrigeración o de aire acondicionado. Hospitales, hoteles, colegios y comedores pueden ser proclives a vivir contagios por las micropartículas de la legionela.

  • Los aires acondicionados son aparatos que transforman el aire fresco en aire frío, gracias a un sistema de refrigeración que utiliza agua. Existe la posibilidad de que el propio agua se contamine y de lugar a un foco de esta enfermedad.
  • Por otro lado, una persona puede ser infectada tan solo por inhalar partículas de aire contaminado por esta bacteria, así como por microaspiración de agua contaminada.
  • A su vez, toda persona puede ser portadora del germen y no por ello enfermar. El problema se produce cuando, al ser infectado por la legionella, ésta se convierta en afección y aumente su capacidad ofensiva contra el organismo humano, pudiendo causar hasta la muerte.

Evaluación y control como tratamientos contra la legionela

El mantenimiento profesional en cualquier instalación será vital para evitar posibles brotes de legionela. En Fumisur realizamos:

  • Registro periódico de las instalaciones de aire y agua.
  • Mantenimiento contra la aparición de microorganismos.
  • Limpieza, desinfección y renovación de instalaciones que requieran tratamientos contra la legionela.


Leer más

Primero realizaremos una evaluación de las instalaciones (torres de refrigeración, aires acondicionados, sistemas evaporatorios o sistemas de agua caliente sanitaria). A continuación, aplicaremos un mantenimiento higiénico-sanitario profesional, controlando la aparición de microorganismos virales. También se realizará un registro continuo y estricto de la calidad del agua.

Terminada la fase de evaluación, se procederá a ejecutar las tareas de limpieza y desinfección en aquellos sitios, espacios y maquinaria que puedan contener la bacteria. En el caso de irreversible contagio, se ejecutarán tratamientos más agresivos.